Poesía-Narrativa-Ensayo-Agenda Cultural-Concursos Literarios-Talleres de la Ciudad-Entrevistas. Contáctanos a rosarioescribe@yahoo.com.ar

Proyecto Literario

Para publicar

Manual de Publicación

Radio Blog Club

Sindicación

Dejanos tu comentario


Contador de visitas

Eterno Homenaje

    HTML

Estadísticas

Alojado en
ZoomBlog

Encuesta

¿Cuál es el género literario que más te gusta escribir?
Narrativa
Poesía
Ensayo
Dramático o Teatro
Ver Resultados

Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

LEJANÍAS

Por Marta Díaz - 24 de Septiembre, 2009, 14:42, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

El jardín se va secando
ya las bellas flores marchitas
por el frío, el rocío las humedecen
Pero no parecieran tener vida será
tu ausencia, el olvido de no saber
cuando vas a regresar, los niños
correteando en ese jardín. Mirando por
el ventanal imagino mil cosas
De repente cierro mis ojos y diviso
una elegante sombra pero todo es un
sueño. Yo crucé la mitad del
río pero es como que las olas no
me dejan llegar a la orilla y ahí
es donde vos estás lejos de mí, pero
muy en mi corazón, sólo socorría
fuerzas para seguir por lo que más
anhelo mis hijos y por un futuro
fuera de esta oscura habitación
y encontrar la felicidad que se
me esfumó hace años, pero la
valentía me hizo fuerte a los golpes
de la vida y sobrepasar los
límites de poder ser la mujer sincera
digna de ser libre frente a la sociedad.

Por Marta Díaz
Taller Literario Los Lanzallamas
Coordinador: Fabricio Simeoni 
www.tallerloslanzallamas.blogspot.com

Permalink :: 25 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Barrotes

Por Juan Lucero - 24 de Septiembre, 2009, 14:39, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Oh, preciada Libertad
muchas veces no te tenemos presente
hasta quedar presa de ella
hasta sentir tu ausencia,
respiro hondo y no te encuentro.
Me quedo limitado. Mis pasos también.
Mis pensamientos vuelan, mis noches ciegan, querer ver a
través de las paredes, escuchar hierro contra
hierro, cerrojos que suenan en mis oídos
una y otra vez más. Discusiones  por una ración de comida
rayos de luz filtrados por barrotes de acero, oxidados,
despintados
Humos obligados, tabaco descontrolado, envidias por
visitas, silencios por esperas que no han de llegar.
Saber de mi inocencia me es imposible pensar y los días
se hacen más largos y las lágrimas brotan por impotencia
y la rudeza de otros hombres que te quieren doblegar
y seguir de pie esperando es ansiada libertad.
Esos días no se recuperan jamás. Aunque luego la justicia
me de la razón. ¿Quién me devuelve esos días que nunca más
volverán?

Por Juan Lucero
Taller Literario Los Lanzallamas
Coordinador: Fabricio Simeoni 
www.tallerloslanzallamas.blogspot.com

Permalink :: 19 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Silencio estridente

Por Patricia Torres - 24 de Septiembre, 2009, 14:38, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

No entiendo a los días cuando no quieren hablarme.
Se resisten, empecinados en su postura
dejándome a la espera de sus sonidos.
Les cuestiono la indiferencia ante mis palabras.
No obtengo respuestas.
Tampoco entiendo el color de la luna cuando se refleja en el lago
aparentando un baño de plata inexistente.
Me sumerjo en las aguas claras y mansas.
 la busco debajo de ellas, la encuentro y le robo un pedazo.
 Es blanca, fría, muy dulce,
 tiene gusto a vainilla y olor a canela,
 miro hacia arriba y veo en ella un agujero,
 es la huella que le produjo mi robo.
 La luna lo exhibe, avergonzada.
 Nadie, antes la había descubierto.
Quiere sostener su farsa, pero me convertí en su cómplice:
la verdad que oculta es que
habita en el lecho del lago y se refleja en el cielo.
Los días en castigo a mi hallazgo se niegan a hablarme.
Entraré en el horizonte,
donde ellos nacen, junto al sol que se despereza.
Tal vez, si los atrapo en su somnolencia,
presten atención a mis palabras.
Jamás, revelaré el secreto de la luna,
ni el de los duendes de la lluvia
que pintan el cielo de siete colores cuando el sol los desaloja.
Pero ellos deben hablarme,
no pueden seguir indiferentes a mi ruego.
No soy responsable de los descuidos de la luna
ni de la falta de atención de los guardianes del arco iris.
Los días sin sus sonidos
son para mí el peor de los martirios.
Detalle que han tenido en cuenta
al planificar mi castigo.

Por Patricia Torres
Taller Literario Los Lanzallamas
Coordinador: Fabricio Simeoni 
www.tallerloslanzallamas.blogspot.com

Permalink :: 9 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

VISITANTE NOCTURNA

Por Mercedes Lamas - 24 de Septiembre, 2009, 14:36, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Ayer una hormiga vino a dar a mi mesa de luz. Me quedé observándola largo tiempo. De niña la hubiese quemado con una lupa. Cuando uno es niño suele ser perverso. Pero  se salvó porque ya no soy niña, tampoco soy perversa y además era de noche y no hubiese podido usar mi lupa.
Trepó afanosa una pila de tarjetas Portfolio (que nunca controlo) y ascendió así al estuche donde guardo mis lentes de contacto. A pesar de estar cerrado, debía tener por fuera un gustito salado, por la solución que tiene dentro cada compartimiento ya que permaneció en él largo tiempo; primero en el derecho y luego en el izquierdo. Me parecía que lamía o algo parecido, sus patitas.
Luego trepó a mis anteojos de sol y creo que se miraba en los cristales espejados, porque me pareció que hizo una mueca. No podría asegurar si guiñaba un ojo pero lo parecía.
Recorrió luego un libro de poesías de Juarroz y creo que, como se trataba de la Poesía Vertical, no pudo tolerar la horizontalidad de la situación y pasó entonces a El Segundo Anillo del Poder. La vi hincharse poco a poco y adquirió ante mis ojos una dimensión tan grande como la de un tomate perita.
Me asusté. Me asusté muchísimo y cuando estaba apunto de aplastarla con el libro El Peronismo, se metió en La Venta de la Casona.
Ahora que se arreglen los que compraron la casona. Yo por suerte no la vi nunca más.

Por Mercedes Lamas
Taller Literario Los Lanzallamas
Coordinador: Fabricio Simeoni 
www.tallerloslanzallamas.blogspot.com

Permalink :: 8 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Ojos pardos

Por Alejandra Ríos - 11 de Septiembre, 2009, 17:13, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Tus ojos definen el modo de mirar las cosas
Dispersa un atardecer
un tren en marcha desde adentro
Atardeceres
                   y la boca abierta a la intemperie
                   Fuego
te da manzanas y acueductos sagrados
Hay un árbol trémulo y violeta
árbol de mecer y de la sombra
Una flor moja la epidermis
Resplandor una hoja fría o muerta
en la plaza sombra
                   Mirada
Ves a alguien que vive en el puente
entre las piedras y los hombres rodantes
De sus ojos sale agua
dentro de sueño
de ojo inmóvil
Perfumado arroyo
                   Suelto
                   Aura suave
El pasto también quiere decir algo.
         
                                      
Autor: Alejandra Ríos
Taller Literario Los Lanzallamas
Coordinador: Fabricio Simeoni
   

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

DOLOR PROFUNDO

Por Alberto Aicardi - 11 de Septiembre, 2009, 17:06, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Me asomo al abismo del pasado
y temo caer en la nostalgia
cuando goloso bebía de tu boca
las mieles que vos me regalabas.

Recuerdo nuestro amor entre las sábanas 
con entrega total en cuerpo y alma.
Tu cuerpo, fuego incandescente,
quemaba el mío en loco galopar.

Tu ternura invadía mis entrañas 
conmoviéndome hasta temblar.
Un día partiste detrás de un espejismo.
Estrenaste piel nueva para una vida nueva.

Hoy vienes compungida
pidiendo que disculpe
tu alocada carrera hacia el pecado.

No puedo olvidar el daño que me hiciste.
Ríos de lágrimas surcaron mi rostro.
No puedo perdonarte.
No por tu traición
sino por el profundo dolor
que nunca pude aplacar.

     
Autor: Alberto Aicardi
Taller Literario Los Lanzallamas
Coordinador: Fabricio Simeoni

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Majestuoso Vuelo

Por Cristina Zamora - 3 de Septiembre, 2009, 21:31, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Volé tan alto y libre como el Cóndor
contemplé las nubes nevadas
los nidos de esas aves en los riscos
cerros que allá en lo alto se quiebran.
Volcanes dormidos esperando su hora.
La inconmensurable belleza
de las altas montañas
 llena de colores irisados
cuando el sol se ponía entre jirones de luz.

Vi las copas de los árboles abrirse
abrazando a la aurora
y deseaba ser luz para poder tocarlos
terminar de despejar la bruma de la noche
hacerme viento helado
y acunarlos con un canto
ellos se erguían altivos y majestuosos
les pertenecía el paisaje
como el aliento del tiempo.

Planeaba en las latitudes de aquella altura
rasando las rocas por el viento modeladas
descubrí el regocijado palpitar en sus cañones
observé el movimiento en caminos estrechos,
inmensas lagunas,
pueblos de brujos y chamanes
con ceremonias y rituales antiguos.

Los valles en abanicos de colores insertados
por fuegos de flores mecidos en el silencio,
con manantiales de aguas cristalinas
dispersadas en altas cascadas
de vertientes espejadas dibujando cielos.

Y volé, volé … volé … y volé…
un viento claro soplaba
y mi vuelo era sereno, era audaz,
era veloz, era valiente, era gallardo,
era orgulloso, era seguro y trastocado,
todo lo veía de pronto lejano
de pronto cercano.

Recorrí la cordillera
junto a una nube irracional,
de norte a sur de sur a norte,
crucé los puentes y las longitudes.

Los fantasmas de sus cuevas
salieron a saludarme
me dieron sus sortilegios
encontré ocultos tesoros arcanos,
con mirada ciclópea
oro, plata, sal, cobre,
esmeraldas, diamantes y rubíes
palpitando en sus entrañas.

La sabiduría milenaria enclaustrada
oculta en viejos arcones toscos
y estrolados por los vientos
 que les clavaron sus colmillos
fuertemente en ellos.

El sol subía al cenit.
Cansado ya de volar
paré en uno de los picos
de esas cumbres.
Esperé el viento del sur
que llegaba suavecito
me dejé llevar por él
hasta el pie de esa montaña
y allí quedé a su planta eternizado
en un gran espíritu guardián
lleno de luz.

                                                        Cristina Zamora
                                                        Taller Literario Los Lanzallamas
 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Ojos pardos

Por Alejandra Rios - 3 de Septiembre, 2009, 21:28, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Tus ojos definen el modo de mirar las cosas
Dispersa un atardecer
un tren en marcha desde adentro
Atardeceres
                   y la boca abierta a la intemperie
                   Fuego
te da manzanas y acueductos sagrados
Hay un árbol trémulo y violeta
árbol de mecer y de la sombra
Una flor moja la epidermis
Resplandor una hoja fría o muerta
en la plaza sombra
                   Mirada
Ves a alguien que vive en el puente
entre las piedras y los hombres rodantes
De sus ojos sale agua
dentro de sueño
de ojo inmóvil
Perfumado arroyo
                   Suelto
                   Aura suave
El pasto también quiere decir algo.
         
Alejandra Rios   
Taller Literario Los Lanzallamas

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Tiempo de soledad

Por Susana Maria Radia - 28 de Agosto, 2009, 9:40, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Hubo un tiempo de soledad infinita, no sabía sí sería capaz de dormir sin un cuerpo tibio y próximo que diese forma a su sueño.
Pensaba sólo en la muerte, mientras flotaba en la cama tendida de espalda, imaginaba si alcanzaría su verdadera dimensión.
Todo sonaba hueco en su vida, fue una experiencia increíble, devastadora. Todavía no sabe si lo soñó, se quedó estática, tratando de ver algo de luz en esa maraña. Le daba la sensación de haber cavado un orificio hacia la realidad. Tuvo la impresión, que ese ser perdido volvió para consolarla, sentía el calor de su cuerpo y permanecía inmóvil, eran segundos maravillosos. No quería que se diluyeran, necesitaba creer que era real, para no sentirse sola, cuando más necesitaba de su compañía.
Sí hasta llegó a sentir el aliento de una manera fugaz, y se estremecía de placer. Pero fueron pocas veces, siempre que su soledad era inmensa,
Luego al pasar el tiempo se fue desdibujando, recién en ese momento comenzó a comprender que no volvería.
Pensó -como lo añoraba- era muy suyo. No quería compartirlo ni con sus pensamientos, odiaba despertar.
Comprendió que pasaría, solo necesitaba tiempo. Ese tiempo en el que aparecen perlas en nuestras voces que nos irradian en toda el alma, y nos llena de paz.
Tenía que seguir con residuos de ilusiones, y se capaz de encenderse con residuos de amor.

Susana Maria Radia
Taller Literario Los Lanzallamas

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Pesadilla

Por Víctor García - 28 de Agosto, 2009, 9:33, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Atardecer en el submundo donde todo carece de color.  Las personas nos miramos sin vernos.
Atardeceres gemelos, hasta el aire está ausente. Suena la sirena  y la sangre se congela. Fuego que cubre el cielo y nubla en pensamiento. Estoy, soy y vivo. ¿¡Vivo!?
Se veía trémula, en un instante creí que cambiaría, pero su situación estaba acorde.  El resplandor realmente cegaba. Nos corrimos de lugar, ya que las fibras volaban sin cesar.
¡Sombras y más sombras! Sombra la mía que imperturbable me sigue, aunque yo erguido, ella encorvada.
La flor ya no existe, la irrespirable atmosfera cegó su vida, ni lo sagrado perdura.
Calla la sirena, pero nada es calma. Me mira, pero mi mirada se estrangula en las tinieblas de sus ojos.  Busco agua para limpiarle el rostro que se confunde entre la multitud.
Todo me parece un sueño, ya hoy, no sé si estoy despierto.
Donde estaban los perfumados jazmines brota el hediondo olor azufrado. El sol cambio su rumbo, se niega a pasar y el arroyo cursa en sus aguas un tumulto de calaveras.
Suelto mis pulmones con la esperanza de respirar, pero una seca tos me ensordece, y aunque perturbado veo el aura que la magnifica, por suerte ahora está.
No es ni una suave brisa, pero alcanza. El pasto es sólo una alfombra de cenizas que copia las pisadas de los futuros muertos.
Amor, paz, envidia, lujuria, ya nada tiene cabida, se perdió lo bueno, se perdió lo malo, ¡sólo incertidumbre!
Tus cosas – me dijo ella- están permitiendo que no muera, me quitaron el miedo –
continuó – déjame en este momento que me aferre a vos.
Ya no está dispersa entre el gentío, juntos a pesar de todo.
Sólo espero que amanezca al fin.
 
Víctor García
Taller Literario Los Lanzallamas

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

CIUDAD SESENTA Y CUATRO

Por HUGO SELETTI - 25 de Agosto, 2009, 9:38, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

La ciudad estaba dividida como un tablero de ajedrez.- No había matices, sólo existía el blanco y negro.- Cada esquina estaba custodiada por una torre y a cada hora se escuchaban los cascos de los caballos blancos golpear sobre las piedras a paso seguro, sobre los limites de la ciudad Sesenta y Cuatro.-
Nunca se cruzaban con los caballos negros, quienes se encargaban del cuidado del centro de la ciudad.-
Muchos peones limpiaban cada manzana con una pulcritud que las hacía brillar.-
Sus casas eran cuadradas, sus techos alternaban entre el blanco y negro. Lo maravilloso, era ver como brotaba el humo negro de las casas blancas y el  blanco de las negras, de esas chimeneas también blancas y negras.- Por ahí se veía a los alfiles discutir para abrir diagonales, pero eso sí, todos se movían con pasos seguros y tan pensados que nadie se animaba a revisarlos, la armonía era total;  hasta que un día…algunos  pretendieron colocar las manzanas blancas de un lado y las negras del  lado opuesto.
Las torres ya no lograban ver a quien debían defender. Los caballos no tenían forma ni lugar para trotar. Los alfiles no podían abrir diagonales, y aquellos laboriosos peones empujaron las negras manzanas para un lado y las blancas para el otro hasta que la ciudad quedó separada por un pantano dónde el Rey y la Reina posaron su descanso.-

HUGO SELETTI
TALLER LOS LANZALLAMAS 

Permalink :: 9 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Añoranza

Por Norma Salinas - 25 de Agosto, 2009, 9:36, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Yo contaba pocos años
Niña en albores de sueño,
Se teñía la inocencia
Con algún robado beso.

Las sendas de aquel paisaje
Recorridas a la siesta
Con el calor en la cara,
Con alegría de fiesta,
Con ese candor sencillo
Que la vida luego resta.

Vuelvo a la dicha lograda
En ese rincón de cielo
Donde florecía la gracia
De mi adolescencia en vuelo,
Donde quedaron recuerdos,
Donde me fui descubriendo.

Todavía me  queda nuevo
El gusto a la fruta fresca
Que arrancando de los árboles
Se me antojaban estrellas,
Con un aroma tan dulce
Con una ilusión tan tierna.

Repasando la memoria
Con alguna brisa llegan
Esos ecos que quedaron
Dormidos duendes y siestas
Entre los pinos y sombras
Por donde dejé mis huellas.

Tanta nostalgia y vivencia
En letargo muda y quieta,
Cada tanto bostezando
Algún rumor las despierta
Y desborda la alegría
Para ser de nuevo fiesta.

Espacio de risa y canto
De juegos, de sol y de agua,
De amaneceres sin prisa
De anocheceres en calma
Donde la noche era luna,
Estrellas, sueños y almohada.

La vida fue dando brincos,
Saltando por mil quebradas
Dejando atrás tantos sueños
Tejidos en la esperanza,
Unos,  verdades tan dulces
Y otros, verdad tan amarga.

Y aunque haya pasado el tiempo
Siguen viviendo por dentro
Se refrescan, toman aire
Y vuelven a seguir durmiendo.
Así transcurre la vida
Y la añoranza del regreso.

Norma Salinas.
Taller Literario Los Lanzallamas

Permalink :: 7 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

HEMOPOEMA

Por Daniel E. Greco - 25 de Agosto, 2009, 9:30, Categoría: Taller Los Lanzallamas - Fabricio Simeoni

Mi sangre, la sangre pesada
Mi sangre, la sangre elogiada
 
Mi sangre –escribo en la almohada-
Es la sangre de la masticación pausada
Y que no asciende su rosado a los pómulos
Por su misma opacidad indoblegada
Es sangre oh sangre negruzca
Que emerge de venas tironeadas
Es sangre de sangre enredada
En cauce de terrón coagulada
La sangre que al verse caldeada
Asciende en humillo entintado
Manchando los muebles de casa
Sangre que golpea el papel
Y al desembozarse escapa
Sangre adensada en el sueño
Y en su imagen, metamorfoseada.
 
Daniel E. Greco
Taller Literario Los Lanzallamas

Permalink :: 37 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.