Poesía-Narrativa-Ensayo-Agenda Cultural-Concursos Literarios-Talleres de la Ciudad-Entrevistas. Contáctanos a rosarioescribe@yahoo.com.ar

Proyecto Literario

Para publicar

Manual de Publicación

Radio Blog Club

Sindicación

Dejanos tu comentario


Contador de visitas

Eterno Homenaje

    HTML

Estadísticas

Alojado en
ZoomBlog

Encuesta

¿Cuál es el género literario que más te gusta escribir?
Narrativa
Poesía
Ensayo
Dramático o Teatro
Ver Resultados

General
Artículos y anotaciones generales

Aquellos viejos bares

Por Armando Delponte - 3 de Abril, 2010, 17:55, Categoría: General

AQUELLOS VIEJOS BARES.

Hay lugares especiales,

Hay lugares especiales,

como ser, los bares.

Algunos, determinados bares

a los cuales suelen visitar

los fantasmas de antiguos concurrentes.

Aquellos

que poblaban las mesas con sus cuerpos,

el ambiente con sus gritos

y el universo entero

con las ideas y los sueños que emanaban

de su sangre caliente.

Eran tiempos en que nada servía;

había que destruirlo todo

y comenzar de nuevo a hacerlo todo.

¡Tamaña pretensión!.

Pero fue así, las cosas

suceden de una sola manera,

así como uno solo es el tiempo

que transcurre.

Es por dicho motivo

que esos fantasmas hoy rondan

por algunos boliches,

quizás en  el intento de hallar

una razón:

aquella que sentían tan firme

como su propia vida.

Armando Delponte

ROSARIO, AGOSTO DE 1990.

Permalink :: 90 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Eterna búsqueda

Por Armando Delponte - 1 de Abril, 2010, 21:17, Categoría: General

Eterna búsqueda

que discurre en el tiempo

ocupando espacios interiores.

Sombra desbordada

de siglos.

Horizontes

plagados de dudas

insondables.

Presuntas verdades

que cubrieron

la verdad escondida.

Centurias cómplices,

de fuegos encendidos

y luces apagadas.

¿Un nuevo renacimiento

nos espera?

                                                  

                                                  

                                                  

                                                   ARMANDO ADOLFO DELPONTE

                                                                JUNIO DE 2005.

                                                                                

Permalink :: 79 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Poder

Por Armando Delponte - 3 de Marzo, 2010, 10:02, Categoría: General

PODER

Poder,

lujurioso poder,

imponente señor;

enérgico, impetuoso,

decidido y soberbio.

No sabes de medida,

moderación,

cordura, ni prudencia.

Moras en todas partes,

estás en la piel

y en el corazón del lobo,

devorador eterno.

Tu presencia incluyente

no dicrimina

ni al más despreciable

de los hombres.

                                        

                                        

                                           ARMANDO  DELPONTE

                               NOVIEMBRE DE 2007

                                                                

Permalink :: 103 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Apóstrofes

Por Armando Delponte - 3 de Marzo, 2010, 9:42, Categoría: General

APÓSTROFES

(DEDICADO A LOS HIJOS DE LOS PODEROSOS

QUE NO FUERON A MALVINAS)

 

Tranquilos, cautelosos,

sin cargo de conciencia;

serenos, sin apuro,

seguros de sí mismos.

Contentos, altaneros,

conscientes y precisos;

para ellos

estaban agotadas las vacantes.

Jamás enfrentarían la tristeza

ni el hambre.

Nunca, tampoco,

besarían el barro

ni mojarían con lágrimas

la tierra.

Hoy, son ellos los que

rinden

sentidos homenajes

en posición de firmes.

Las fuerzas vivas

con el alma muerta

saludan a los héroes

caídos.

Se recuerdan los hechos

en placas consagradas

a la memoria inerte.

Si supieran los muertos

que todos los hipócritas

hoy veneran recuerdos

que no les pertenecen…

Son los mismos que entonces

gritaron: ¡adelante!

dando un paso al costado.

Y después, ya en la mesa,

con la conciencia calma

y el apetito fuerte,

devoraron los ojos, los brazos,

los pulmones,

de aquellos que sufrieron

los golpes de la muerte.

 

 

 

                                              ARMANDO DELPONTE   

                              

                                              AGOSTO DE 2006.       

Permalink :: 74 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

El negro Arroyo

Por Armando Delponte - 15 de Febrero, 2010, 0:42, Categoría: General

EL NEGRO ARROYO

El Negro Arroyo caminaba muy orondo; no le cabían dudas: había cumplido con su deber, pegándole una buena apretada a esa mocosa díscola. No faltaba más. Para colmo, no era la única: en la fábrica, como por encanto, comenzaron a aparecer últimamente unos cuantos disconformes. A esos nada les viene bien, parece mentira. Y en esta época, con el poco trabajo que hay, y con la que se viene.

Por eso hace falta ponerlos en vereda, por su propio bien. La piba entró hace poco más de un año y viera qué calladita y silenciosa era. Una mosquita muerta. De unos tres meses a esta parte no se tiene idea de cómo cambió la mocosa.  Que la ropa, que los guantes; cuando no es el agua potable es el horario, pero la cosa es que siempre le faltan veinte para el peso. La última queja fue por la falta de bidet en los baños. ¿En qué cabeza cabe? Si quieren tanta comodidad, que se queden en su casa.

A veces lo hacen reír. Hasta el ruido les molesta. ¿Cómo no va a haber ruido en una fábrica? Es lo más natural del mundo. ¿Para qué vienen entonces? Después se quejan si el patrón se enoja y termina echando a unos cuantos. Ah…, porque no es ella sola. Al final, tanta charla y tanta charla, terminó convenciendo a varios de que tenía razón.

Arroyo no quiere ser malo, pero tiene que actuar. Para eso es delegado. Para que a la gente no le falte nada y también para colaborar con el orden en la planta, para que las dos partes puedan convivir en armonía. De otra manera, no hay cuerpo que aguante.

Quizás en algunas cosas tengan razón, no lo niego, pero hay que saber esperar. El sindicato lo dijo claramente: la empresa tiene que vender, para ganar mucho dinero y salir adelante. Eso es lo primordial. Entonces sí, ahí va a poder hacer alguna de las cosas que le piden. Algunas, no todas.

Por eso le recomendaron que hablara con la chica, para tranquilizarla un poco y que comprenda. Tal vez, en el fondo no es mala, pero tiene esa rebeldía…, claro, la juventud. Y como tiene también facilidad para eso, arrastra a los demás.

El secretario general le recomendó lo mismo, aunque él es distinto: es más tolerante y comprensivo que el patrón. Él es un compañero. Debido a eso, quiso que la hablara Arroyo, un hombre mesurado, para que la cosa no pasara a mayores. Todo se puede arreglar mediante el diálogo. De manera que intervino él, Arroyo.

No vayan a creer que le fue muy fácil, no. Cuando empezó a hablarle, la chica reaccionó mal, insultándolo. Imagínense, tratarlo de alcahuete a él, que no hace más que preocuparse por la gente y cuidar la fuente de trabajo. Pese a todo, continuó pacientemente su labor de convencimiento, hasta que llegó al límite.

Su madre era sagrada, no iba a andar en boca de una chinita cualquiera y mucho menos de una revoltosa que todavía no había terminado de romper el cascarón. Ella no era nadie.

La tomó por las muñecas y la llevó, entre injurias, hasta quedar ocultos entre dos máquinas, poniéndola de espaldas contra una de ellas. Después, apoyó su cuerpo contra el de ella, para que sintiera quién era el más fuerte. De paso, que supiera que estaba frente a un hombre. La "mocosa" no parecía tener mucho miedo y pudo, pese a su inmovilidad, propinarle unos certeros rodillazos aunque, en un momento, comenzó a flaquear.

Entonces la chica gritó y, ante sus gritos, se acercaron varios de sus compañeros. Arroyo no tuvo más remedio que irse, en medio de los insultos de todos, tratando de recordar bien la cara de los presentes. También formaba parte de su función.

Se alejó, pensando que su trabajo estaba bien hecho y que la situación cambiaría un poco. Él, había cumplido con su deber.

Lástima que las cosas sucedieran así –pensó arroyo – que fuera tan rebelde. La pendeja estaba linda, muy linda.

De última, no estaría mal invitarla a salir.     

                                                     ARMANDO DELPONTE

                                                                                      

                                                                                         Febrero de 2009

Permalink :: 87 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Taller de lectura y reflexión.

Por Talleres de escritura - 10 de Febrero, 2010, 10:43, Categoría: General

La mujer y el hombre en la literatura, la cultura y la historia (de mandatos, prejuicios y algo más)

El próximo jueves 11 de febrero, comenzará un nuevo taller de lectura y reflexión. En esta oportunidad, se tomará como eje temático la femineidad y la masculinidad dentro de los condicionamientos impuestos por nuestra sociedad.

El objetivo es crear un espacio grupal de encuentro con la literatura, a través del intercambio de ideas y emociones. Se contará con el aporte teórico de profesionales en otras disciplinas: histórica, psicológica y filosófica que esperamos, pueda enriquecer la comprensión de nuestras propias problemáticas y las de nuestro entorno.

La duración del taller es de diez encuentros, todos los jueves de 18.30 a   20.30 hs. en BUCHÍN LIBROS, Entre Ríos 735. El material que vamos a utilizar estará disponible en la fotocopiadora XQ., y el costo, por encuentro es de $15,-. Para el que prefiera abonar todo el ciclo, es $ 120,-

Coordinadoras: Graciela Shapiro - Elisa Palchik - Vanina Cisi - Ana Rebechini                                  

Informes: 4215134/156-611780                   

Permalink :: 61 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Taller de Narrativa "El libro de arena"

Por Rosi Mendicino - 6 de Febrero, 2010, 16:28, Categoría: General

Para todos los que naveguen por estos mares virtuales les cuento que el taller que tengo el placer de coordinar cambió el día de reunión.Seguimos en Buchín Libros (entreRios735) pero los viernes a las 18.Están invitados a espiar para saber que pasa allí , sin compromiso por eso es una invitación.Los espero 

Permalink :: 68 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La calle

Por Armando Delponte - 31 de Enero, 2010, 23:29, Categoría: General

LA  CALLE

Vivir

y parecerme a las estrellas:

mirado desde lejos,

empequeñecido.

Sentir, en la piel,

la humillación, el ultraje,

la ofensa.

Notar

la distancia que me aparta, inclemente,

del mundo que sueño.

Esta vida azarosa

(como dicen los sabios)

me reservó

la calle, las lágrimas

y el hambre.

La calle es mi mundo

y el mundo es la calle;

Valle de lágrimas

y hambre.

No hay salida;

puede haber efímeros

escapes

con un costo tremendo.

A pagar siempre,

naturalmente,

por una sola de las partes.

ARMANDO     DELPONTE

 AGOSTO DE 2009

Permalink :: 76 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

El rostro del tiempo

Por Armando Delponte - 26 de Enero, 2010, 14:26, Categoría: General

EL ROSTRO DEL TIEMPO

El rostro del anciano revelaba sensatez. Sus ojeras, profundas, cavilantes, acentuaban su mirada perdida que denotaba una vida de sufrimiento, marcada por golpes rabiosos que habían dejado en él la impronta indeleble de la carencia.

Sentado en la puerta del rancho miserable, parecía estar ahí desde siempre, cumpliendo el mandato de un dios ancestral que le ordenara vigilar la vida.

No se podía definir su edad; simplemente era viejo. Viejo, de esa vejez sin tapujos ni disimulos vacuos, proveniente de un tiempo añejo que señalaba, a través de su mirada, el sentido de lo atávico. Se notaba, sin embargo, esa serena sabiduría acumulada, sin lugar a dudas, desde los orígenes de la sangre, del hambre y la resignación.

No hablaba demasiado. Apenas el saludo y alguna que otra respuesta a preguntas que merecían, la mayoría de las veces, ser contestadas con el silencio.

Cuando fumaba, aspiraba profundamente entornando los ojos, como si todo su ser se metiera hacia adentro en permanente búsqueda. Después, levantando la mirada, la situaba nuevamente en el infinito, en la nada. Transmitía serenidad y sabiduría; invitaba a pensar las cosas más de una vez, sin pronunciar una palabra.

La estupidez humana, de la que –a veces – hace tanto alarde el animal que piensa, cumplió su cometido. No llegó a ser ni un número, salvo para los suyos; el frío invierno que se lo llevó, ni siquiera colaboró con las estadísticas.

                                                            ARMANDO   DELPONTE 

      

                                                                                         NOVIEMBRE    DE    2008

Permalink :: 62 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Esperando a Enrique

Por Armando Delponte - 14 de Diciembre, 2009, 13:27, Categoría: General

ESPERANDO A ENRIQUE

La noche de Buenos Aires no se mostraba hospitalaria. El frío intenso calaba los huesos y la niebla no me permitía ver mucho más allá de mi sentir. Pacientemente continué buscando hasta encontrar el objeto de mi obsesión. Llegué a la esquina que me habían indicado y crucé la calle en diagonal, como cortando una vieja angustia. Por fin iba a tener la oportunidad de disipar mis dudas.

Entré por la puerta principal –la de la ochava – y comencé a mirar en abanico.

Allí estaban. Al caminar hacia la mesa que ocupaban, los dos me miraron. José y Marcial parecían estar esperándome, como si la cita hubiera estado marcada por alguna poderosa deidad interesada en reunirnos aquella noche, o señalada por el mismísimo destino.

– ¡Salud! –dije al llegar – ¿Puedo sentarme con ustedes?

– Seguro pibe. Te estábamos esperando.

El que me respondió, José, era el que parecía tener más edad de los dos.

– ¿Y cómo sabían de mi llegada? – pregunté con curiosidad.  

– Abel nos trajo la noticia, pichón –dijo Marcial –, el flaco estuvo con nosotros esta tarde temprano.  

Se me llenó el pecho de inquietud y preguntas.

– ¿A... Abel?, –inquirí, un poco extrañado.

– Sí pibe, Abel. Pero no te asustés. No estuvimos hablando con un fantasma. El está siempre con nosotros. Cuando hace falta, lo invocamos. Siempre le preguntamos lo que va a pasar y nunca nos falla. Por eso, sabíamos que vos ibas a venir esta noche.

Esta última respuesta fue de José, que parecía ser el de mayor sabiduría y experiencia

Un poco más relajado, me dediqué a observar el entorno. El cafetín seguía equipado con el mobiliario de siempre. Las mesas –mudas – con las tapas de mármol, el mostrador de madera con el viejo estaño y la estantería atiborrada de botellas, que constituían una pléyade de bebidas de distintos linajes.

Sobre las mesas, los codos de aquellos que vaciaban las botellas en aras del amor perdido, de la nostalgia por el país lejano, del hambre o del cansancio.   

Charlamos un buen rato. José, pese a los años, continuaba siendo el mismo soñador quimérico de siempre y pensaba que algún día todo esto iba a cambiar.

–Siempre hay tiempo para que las cosas mejoren, pibe. O me saco la grande y pianto a Europa, o en una de esas viene alguien que pone las cosas en su lugar en esta bendita tierra. Pero sabelo, pibe: no hay mal que dure cien años.

–Ni cuerpo que lo resista –intervino sorpresivamente Marcial –, por eso, yo sigo creyendo. Por momentos siento que soy el hombre que describe Scalabrini Ortiz. ¿Sabés? Estoy solo y espero, pero lo mío no es espera vana y sin sentido, es esperanza. Y aunque vengan degollando, no pienso aflojarle a la adversidad. ¿Por qué? Porque sigo creyendo en la gente, en la vida, en que el mundo algún día va a cambiar para bien de todos. Que no se puede seguir viviendo en una ciénaga, en la que se salvan solamente los que tienen de donde agarrarse.  

–Cómo los envidio –dije, profundamente consternado –, ojalá yo pudiera ser tan optimista.

Después de estas reflexiones, les hice la pregunta –clave para mí –, ya que el motivo que me había llevado ahí era, fundamentalmente, hablar con él.

–Y Enrique, ¿viene ésta noche? Me gustaría tanto conocerlo.

–No creo, pibe –replicó José – esta noche tiene una cita importante. Te diría que ineludible. Y si no viene hoy, no creo que vuelva a pisar este boliche.  

Me quedé esperando con ellos. Tenía muchas ganas de cambiar opiniones, de charlar sobre todo lo que tuviera que ver con las cosas de ésta vida. Saber cómo se puede lograr que el dolor no sea una fuente de resentimiento, de venganza, y que nos permita crecer, en alguna medida. Sólo había una persona que podía explicármelo, porque su vida fue un permanente tormento, desde pibe. Pero esa noche no vino y, como anunciara José, no regresó al cafetín nunca más.

Enrique era hombre de palabra y cumplió con la cita que había acordado. El encuentro se produjo a la hora exacta, ni un segundo antes ni un segundo después y, esa noche, aprendió a volar, como volaba en sus poemas, hacia el mundo donde todos tienen alas y voló alto, pero tan alto, que terminó quedándose a vivir en una nube.

Me despedí con pena de ambos. José y Marcial estaban con los ojos llenos de tristeza. Le dí la mano y un fuerte abrazo a cada uno.

Cuando salí del cafetín, ya clareaba, pero la niebla no se había disipado aún. Empecé a caminar sobre el empedrado grueso, más que nada para escuchar el eco de mis pasos, que el silencio de la madrugada repetía, a través del aire cargado de humedad, llevándolo lejos.

Me dí vuelta para mirar el cafetín por última vez, pero ya no estaba.

La niebla lo había cubierto todo. 

             

                                                      ARMANDO    DELPONTE

                                                                         

                                                                                              AGOSTO DE 2009

Permalink :: 51 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Fantasmas

Por Armando Delponte - 6 de Diciembre, 2009, 21:17, Categoría: General

                            FANTASMAS.

El Barrio de las Diagonales, en los últimos tiempos, padece de un serio inconveniente: está poblado por fantasmas. Y a plena luz del día. También lo habitan personas de carne y hueso, desde luego. Y he ahí, precisamente, el más grave problema: los fantásticos Entes que tomaron el legendario laberinto por hábitat, son malintencionados e insolentes.

Es suficiente con que detecten una mínima posibilidad de hacer daño, y... manos a la obra.

Así, resulta prácticamente imposible para el peatón desorientado encontrar la casa o la dirección que busca. Los usurpadores toman cartas en el asunto utilizando un viejo método que data desde los tiempos de Homero: adoptan la forma y consistencia de los buenos vecinos, que, de esa manera, cobran inmerecida fama de antipáticos.

Acto seguido, se paran en las veredas a la espera del incauto de turno. De esta forma, se ve con asombro como dichas apariencias espectrales se divierten, remitiendo a la gente perdida hacia el punto cardinal opuesto al que buscan.

De esta manera, quien quiera ir hacia el  Norte, será maliciosamente enviado hacia el Sur. Y pobre de aquel desprevenido que no haya tomado la precaución de recordar por dónde vino: puede tardar horas (y a veces días), para lograr regresar con los suyos.

Más aún, es atendible el rumor acerca de las personas que permanecieron extraviadas por semanas enteras, víctimas de los susodichos fantasmas, quienes les impidieron encontrar la salida.

Pero hay, felizmente, momentos en que los caminantes que atraviesan el Barrio lo hacen sin inconveniente alguno. Esto ocurre durante las horas en que algunos vecinos, de carne y hueso, salen a la calle.

Entonces, los extraños reciben toda suerte de amabilidades y pueden llegar a donde desean. Esto gracias a las atentas indicaciones de la buena gente que se brinda sin reservas, comedidamente.

Lástima los fantasmas, que con sus perfectas metamorfosis logran hacer creer a todo el mundo que los auténticos protagonistas de semejantes impertinencias, son los vecinos del Barrio.    

                                                   ARMANDO DELPONTE

                                             

                                                                                   INVIERNO DE 1990

Permalink :: 39 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Loco

Por Armando Delponte - 6 de Diciembre, 2009, 20:46, Categoría: General

                                             LOCO.

            El Barrio Viejo tiene algunas de esas cosas, cuya visión hace revivir historias plenas de misterio.

            Los añosos plátanos que adornan sus veredas desparejas semejan enormes criaturas que, por las noches, proyectan sombras fantasmales con vida propia. Estas escapan del quietismo habitual y echan a andar por las calles, que aún conservan el empedrado viejo, convertidas en reflejos de seres y cosas que alguna vez habitaron esa pequeña porción del universo.

            Así, no debe asombrar a ningún caminante noctámbulo el hecho de tropezar de manera repentina con la figura de Zanni, el loco cuya chispa y buen humor dejaban absortos a los habituales de la mesa, en aquellas horas de café y discusiones.

           ¿Qué buscará en las sombras de las noches del barrio? Posiblemente, un piano en el cual renovar  el asombro de quienes lo escuchamos  en uno de los hechos más extraños que se le recuerden cuando, sin decir palabra, se sentó al afinadísimo Fischer de la confitería y, con los ojos fijos en el teclado, nos brindó quince minutos de impecable música clásica, sin que nadie se lo pidiera.

           Fue inútil insistir para que volviera a hacerlo; todo eso había brotado de lo más hondo de su sentir y hoy, a la luz de los años que transcurrieron, me doy cuenta de que tocó para sí mismo, para sacar cosas que llevaba dentro, muy dentro, diciéndolas en un lenguaje distinto al de las palabras cuando, a borbotones, aquellos brotes de vivencias sepultadas pugnaban por tomar forma.

           Atento a esto, las gentes del Barrio Viejo, ya conocedoras del tema, lo dejan andar por las noches y las auroras tempranas. Quizás, en el silencio imperioso de las madrugadas, Zanni, el loco, pueda reencontrarse con todo aquello que alguna vez amó, cuando era mucho más que una sombra, y su presencia era precedida por el sonido de sus pasos.

                                       ARMANDO   DELPONTE        

                                                                                INVIERNO DE 1990

                                    

               

Permalink :: 63 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Soledad

Por Armando Delponte - 23 de Noviembre, 2009, 8:59, Categoría: General

SOLEDAD.

Comencé a caminar. El sendero de tierra, bordeado de terrazas revestidas de césped, me llevaba hacia el interior del parque. La añosa arboleda, cuyo follaje oficiaba de techo seguro ante los embates del sol, murmuraba con el viento. El camino seguía, se bifurcaba y se perdía en el verde total y diverso. Me sentía libre en la conmovedora amplitud del paisaje. Entonces lo vi.

Venía caminando hacia donde yo estaba. Su expresión no decía nada, mas impresionaba. Me estremecí ante tanto vacío.

La mirada, aunque perdida, me atravesó; la sentí pasar más allá de mi ropa, de mi piel, de mis huesos. Mucho más lejos de mí, del resto de la gente, del mundo. Iba infinitamente más allá de toda presencia.

Cuando pasó a mi lado, esbozó un gesto del que podía deducirse una sonrisa: no fue más que eso, un intento.

Me habló y debí esforzarme para entenderlo, pero alcancé a comprender. Acompañaba las palabras con gestos. Le dejé unos pesos para que pudiera comer.

Diría que se despidió con un matiz de alegría, si no fuera por una lágrima que no pudo evitar y que, en soledad, surcó su cara, discurriendo furtiva entre la barba y la mugre.

                                                       ARMANDO  DELPONTE

                                                                                                ENERO DE 2008

Permalink :: 16 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La oportunidad

Por Armando Delponte - 23 de Septiembre, 2009, 11:25, Categoría: General

LA OPORTUNIDAD

           El encuentro parecía estar destinado a realizarse. Sus amigos intentaron evitarlo con la mayor delicadeza porque conocían su carácter, pero él, fiel a sí mismo, levantó un muro infranqueable ante cualquier tentativa de persuasión.

            Todo propósito en ese sentido devendría en fracaso.

Aquella presencia lo irritaba hasta el paroxismo y, tiempo atrás, había jurado que donde lo encontrara lo destrozaría a golpes. La oportunidad se presentó, por fin, con su abanico de posibilidades.

El salón era grande y había mucha gente pero nada fue obstáculo para él: hacía tiempo que la decisión estaba tomada. Cuando lo vio, comenzó a caminar en su dirección con los puños apretados. El otro, al reparar en esto, sólo atinó a quedarse parado en el mismo lugar, como si lo estuviera esperando. Sus amigos insistieron en calmarlo; tampoco esta vez los escuchó. Hervía de furia. Durante los últimos tramos del trayecto, se desató en una retahíla de insultos infamantes.

Ya lo tenía, de ésta no se iba a salvar.

Se preparó para pegar, alzando su brazo y calculando el efecto del golpe sobre la cara del otro. Recordó el dicho: "quien pega primero, pega dos veces".

De pronto, el asombro, que se dibujó en la cara de todos. La parálisis los tomó por asalto, impidiendo la mínima reacción.

El puño quedó detenido en el lugar e instante mismo en que el estampido, sorprendente e inesperado, anunciara el escupitajo hirviente que penetró su carne, ganándole de mano.    

ARMANDO  DELPONTE - MAYO DE 2009

Permalink :: 8 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog para visitar...

Por Rosario Escribe - 23 de Agosto, 2009, 22:42, Categoría: General
Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Revista Con Voz Propia nº 31

Por Analía Pascaner - 6 de Julio, 2009, 10:38, Categoría: General

Queridos amigos:

Esperando disfruten de la publicación, les envío el link de la Revista Con Voz Propia nº 31  http://www.convozpropiaenlared.blogspot.com

Muchas gracias por leer y reenviar la revista literaria, por colaborar y recibir la publicación.
Les envío un abrazo cálido y mis deseos que estén muy bien.
Analía Pascaner


En este número:
- Editorial / Eduardo Galeano
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/editorial.html
- Georg Johannesen
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/georg-johannesen.html
- Gustavo Tisocco
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/gustavo-tisocco.html
- Carlos Alberto Roldán
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/carlos-alberto-roldan.html
- José Víctor Martínez Gil
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/jose-victor-martinez-gil.html
- Silvia Long-Ohni
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/silvia-long-ohni.html
- Aníbal Albornoz Ávila
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/anibal-albornoz-avila.html
- Ester Vallbona
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/ester-vallbona.html
- Alicia Perrig
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/alicia-perrig.html
- Luis Edgardo Soulé
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/luis-edgardo-soule.html
- Julio Bepré
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/julio-bepre.html
- Blanca Salcedo
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/blanca-salcedo.html
- Sixto Cabrera González
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/sixto-cabrera-gonzalez.html
- Julia del Prado
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/julia-del-prado.html
- Cristina Villanueva
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/cristina-villanueva.html
- Telma Vaernet
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/telma-vaernet.html
- María Pugliese 
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/maria-pugliese.html
- Maria Fabiana Calderari
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/maria-fabiana-calderari.html
- Liliana Marengo
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/liliana-marengo.html
- Alicia Borgogno
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/alicia-borgogno.html
- María Rosa Leoni
http://convozpropiaenlared.blogspot.com/2009/07/maria-rosa-leoni.html


Analía Pascaner
http://www.convozpropiaenlared.blogspot.com
http://www.analiapascaner.blogspot.com

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Otros rincones...

Por Rosario Escribe - 29 de Junio, 2009, 11:12, Categoría: General

Blog - Clarisa Vitantonio

http://clarisa-vitantonio.blogspot.com/

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog literario...

Por Clarisa Martina Vitantonio - 8 de Junio, 2009, 14:14, Categoría: General

Los invito a pasar un ratito por el blog, siempre hay algo que leer...
Un abrazo
Clarisa Martina Vitantonio

http://clarisavitantonio.blogspot.com
http://clarisa-vitantonio.blogspot.com

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Diagonal Converso

Por Norma Etcheverry - 26 de Mayo, 2009, 9:51, Categoría: General

Los invitamos a leer el nº 8 del revistual platense en el blog: www.diagonalconverso.blogspot.com

DIA/AGONAL CON/VERSO Nº 8: (Revistual independiente. Idea y producción Norma Etcheverry y Sara Cuber. LA PLATA, ARGENTINA.mayo/2009)

*EL TIEMPO, EL IMPLACABLE  : sueltos de la poesía platense
*DECIR EL TIEMPO: Qué es el tiempo, dónde empieza, dónde termina? La escritura llega con la percepción del vacío.
*Poetas de Antología: SALVATORE QUASIMODO
*CON VERSOS DEL DIAGONAL Y MAS ALLA:  María Antonio, Angel Sorkin
*POETICAS DIAGONALES:  Lecturas, Encuentros, Ciclos, Libros.

Permalink :: 26 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Escribirte

Por Rosario Escribe - 13 de Abril, 2009, 9:56, Categoría: General
Permalink :: 10 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Otros mensajes en General

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.