Poesía-Narrativa-Ensayo-Agenda Cultural-Concursos Literarios-Talleres de la Ciudad-Entrevistas. Contáctanos a rosarioescribe@yahoo.com.ar

Proyecto Literario

Para publicar

Manual de Publicación

Radio Blog Club

Sindicación

Dejanos tu comentario


Contador de visitas

Eterno Homenaje

    HTML

Estadísticas

Alojado en
ZoomBlog

Encuesta

¿Cuál es el género literario que más te gusta escribir?
Narrativa
Poesía
Ensayo
Dramático o Teatro
Ver Resultados

Junio del 2008

Poetas - Ciclo de lecturas

Por Rosario Escribe - 28 de Junio, 2008, 22:22, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Revista Literaria BOGA

Por Rosario Escribe - 26 de Junio, 2008, 22:09, Categoría: General

Estimados amigos:
Los invitamos a participar de la Revista Literaria BOGA # 11 de la Casa de la Poesía con textos de su autoría o de otros escritores de la Zona Metropolitana de Rosario que saldrá durante Agosto, provisoriamente en formato digital y vía correo electrónico. El eje propuesto para esta edición es 'la crisis'.

Los escritos podrán ser del género poesía o prosa (relatos, cuentos o artículos breves). Como en ocasiones anteriores deberán enviarse al correo electrónico arealiteraria@rosario.gov.ar, y la fecha límite de entrega será el jueves 31 de Julio.

Esperando su valiosa colaboración los saludamos afectuosamente,

Área Litearia
Secretaría de Cultura y Educación
Municipalidad de Rosario

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Cambio de hábitos

Por Saty - 22 de Junio, 2008, 12:46, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

Aguafuerte

No sé por qué, pero mientras miraba por televisión la transmisión por cadena nacional, me acordé del reptil que periódicamente se deshace de su vieja piel. El animal lo hace a medida que crece y además para reparar heridas y desprenderse de parásitos externos.

En este caso, la mujer cambió su atuendo, se calzó el trajecito gris de corte sencillo y alivianó su maquillaje, para salir a decirle a su pueblo lo que ellos esperaban oír.

Cambió además, el tono suave y conciliatorio, con el cual les había hablado a los otros el día anterior, por el fervor en la palabra. Se sacó  el tapado y los guantes de cuero, subió al escenario en el que tan bien se desenvuelve y  agitó sus manos remedando a su mítica Evita.

De ese modo, ella evita, que los pobres piensen. Piensen que no es como ellos. Evita también, que ellos sepan de su inmenso patrimonio, evita que la tilden de soberbia, evita que le pregunten por su pasado guerrillero, evita que la igualen a los que tienen 4 x 4.

Con su modo de hablar, cuidado y enérgico, los incentiva en pos de la igualdad, de una igualdad deseada pero engañosa y utópica. Porque ella  les hace creer, que un día, todos seremos como ella. Podremos llevar a nuestros hijos a Disney o comprarles autos importados, podremos hacernos las cirugías estéticas en los mejores centros privados, podremos vestir modelos exclusivos y comer carne.

Nada de polenta ni fideos.

Según el arreglo con el frigorífico brasilero, antes francés, antes inglés, todos los ciudadanos de  su pueblo, podremos comer una rica, suculenta y nutritiva viandada. Ni pensar en un  asadito con achuras ni un lindo bife. La comida del futuro es la tradicional viandada.

¿Nuestra señora la habrá probado cuando era chica? Posiblemente lo haya hecho en algún campamento con entrenamiento para la supervivencia. Pero de ahí a pensar que esta latita de dos pesos con cincuenta servirá de base alimenticia para la familia tipo, hay un largo trecho.

Solamente nos resta esperar. Los cambios alimenticios llevan su tiempo.

Posiblemente, dentro de unos años, podamos decir que gracias a la viandada se acabó la desnutrición en este país tan generoso.

Permalink :: 24 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Lectura de poesías

Por Rosario Escribe - 21 de Junio, 2008, 20:19, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Lectura de los talleres - Casa de la Poesía

Por Rosario Escribe - 19 de Junio, 2008, 20:59, Categoría: 1. CASA DE LA POESÍA

Lectura de los Talleres Literarios de la Casa de la Poesía
A cargo de las profesoras Celia Fontán y Vicky Lovell
Miércoles 25 de junio, 19 hs, Sala C, Centro Cultural Bernardino Rivadavia .
Secretaría de Cultura y Educación, MR.

Permalink :: 50 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Revista EN VOZ ALTA

Por Rosario Escribe - 19 de Junio, 2008, 20:58, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Una Disculpa

Por Tirana - 18 de Junio, 2008, 12:39, Categoría: General

Te debo una disculpa,

claro.

Al fin me rindo.

Por fin me rindo.

 

Siempre a tus pies

carajo.

 

Pero te ofrezco una disculpa

un disculpame.

 

No pude evitar-

                           -te

                           -lo.

 

Claro,

me arrepiento.

Desde siempre.

No te doy explicación

no la querés

ya te la di.

 

Sólo un perdón.

 

Voy a tratar

en el futuro,

Trataré.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

La próxima vez

Por Saty - 13 de Junio, 2008, 22:09, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

Cada minuto se me hace más insoportable la idea de tener que enfrentarla. No sé si será peor sentarme en la misma mesa y tener que mirarla, o cuando empiece a contarme de su separación. Porque seguro que el tema sale. Realmente me preocupa su reacción, si bien el tipo era  un desgraciado y le metió los cuernos durante todos los años que estuvieron juntos. Se encamó con cuanta mina se le cruzó y ella como una tarada lo perdonó cada vez. Ella, tan inteligente, preparada, hermosa. No entiendo qué hacía con un pobre tipo como él, sin estudios y en ese lugar de mierda. Realmente no sé qué le vio. Todavía me pregunto, después de tantos años, por qué largó todo para irse a vivir con él en ese pueblo de mala muerte.

 
Es una noche de mierda, las cuatro cuadras hasta la parada de colectivos se me están haciendo eternas. Deben ser los 5º bajo cero. Apuro el paso porque me parece ver que es el 103 el que se acerca. Me arrepiento de haberme puesto pollera y tacos altos, en lugar de unos jeans. Pensar que tardé horas en elegir la ropa, mirándome al espejo hasta encontrar el conjunto adecuado. ¿Adecuado para qué? ¡Qué boluda! Como si a alguien pudiera importarle lo que me pongo. Y menos a ella. A ella seguro que no. Nunca me dijo nada de mi ropa.

Poco importa ahora, pero si tan solo hubiese hablado antes, es probable que las cosas hubieran sido diferentes. Pero no me animé. Ese día en la playa, cuando nos quedamos solas, tendría que habérselo dicho, pero justo vino un pelotudo a pedirnos fuego y después, me pareció que estaba de mal humor. Fue el día que me contó que lo había encontrado con otra en su propia casa. Y no tuvo mejor idea que venir a buscarme para contarme. Y para que no se desesperara se me ocurrió llevarla a la playa.

 
El colectivero tiene la radio encendida y están diciendo que la temperatura es  record del mes en muchos años. Y encima a mí se me enganchó la media al subir. Debe ser la falta de costumbre. Ahora parezco una mujer de la vida con las medias corridas. Debería haber optado por algo más abrigado y práctico, pero quería verme bien cuando me encontrara con ella.

Me tortura pensar en lo que voy a decirle y sé con certeza lo que me va a contestar cuando yo empiece con la perorata de que no tiene que sentirse mal, que él era un hijo de puta. Sí. Porque le voy a decir que era un hijo de puta. Si se lo merece el muy imbécil. Tenía servido todo en bandeja, ella que lo amaba con locura y que se desvivía para hacer todo lo que él le decía. Y sin embargo la cagó. Mal.

 
No sé si bajarme una cuadra antes para tener tiempo de calmar mis nervios. Seguro que ella ya me está esperando porque si hay algo que le gusta es la puntualidad y quedamos a las ocho.

La razón me dice que debo dejar que ella comience a hablar. Escuchar como siempre la escuché, asentir con la cabeza aunque piense lo contrario, apretarle la mano en señal de amistad.

Me acuerdo de esa vez que habíamos tomado como locas y a duras penas logramos llegar a mi casa. Ahí también escuché. Hasta que se quedó dormida. Y el reloj que era de mi abuela, estuvo dando campanadas toda la noche y yo no podía dormir. La miraba, acostada a mi lado, parecía una nena, tan inocente en su madurez.

Dicen que las cosas por algo suceden y debe ser cierto porque esa vez tampoco pude confesarle nada.

 
La cuestión es agarrar coraje apenas entre al bar. Estoy pensando que no la voy a dejar hablar primero y le voy a largar como un chorro todo lo que me da vueltas en la cabeza, porque sino va a ocurrir como siempre que no digo nada. Y estoy harta de no decirle nada.

Pero apenas entro y la veo, sentada contra la ventana, con la mirada perdida en no sé que recóndito pensamiento, se me olvida todo. ¡Está tan linda y tan triste a la vez!

 Lo más terrible es, que se levanta y me abraza tan fuerte como siempre abraza ella. Con esa manera tan sincera de demostrar los afectos. Cómo explicarle que le he mentido todos estos años, que cuando estábamos juntas nunca pude ser sincera. Decirle que no ya no puedo ser más su amiga. Sé, que apenas hable, la voy a perder. No voy a tolerar si su mirada es de desprecio o si noto un tono irónico en su voz.

 
"Te estaba esperando", dice. Y en su voz presiento un dejo de ansiedad. Y empieza a hablar. Y yo hago como que la escucho mientras me cuenta de cómo lo extraña, y noto que está por llorar cuando llega a la parte en que me dice, que su separación es definitiva, que él ya retiró toda su ropa de la casa y se mudó a otro lado.

Mis manos están frías, pero estoy feliz. Definitivamente. Estoy escuchando lo que venía esperando hace tanto tiempo. Que él la dejó.

"¿Vos que harías?"

"Yo…nada. Está claro que no te quiere más".

Y me rompe el corazón cuando le digo esas palabras. Las únicas que digo. Porque a pesar de todo, como siempre, no logro decirle que la amo. No me animo. No soportaría no volver a verla y me excuso, diciendo que el frío me debe haber hecho mal. Que me voy a casa, que me perdone.

Y salgo de ahí, casi corriendo, mientras me digo "la próxima vez, la próxima".

 

Permalink :: 19 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Con voz propia 20 - Revista literaria

Por Analía Pascaner - 12 de Junio, 2008, 8:43, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Queridos amigos:
Aquí me encuentro nuevamente con ustedes para enviarles con voz propia de junio, esperando disfruten de la publicación. También pueden leer la revista literaria en:
http://www.convozpropiaenlared.blogspot.com
Muchas gracias a todas las personas que me acompañan mes a mes, a quienes envían sus textos, a quienes colaboran de diversas maneras. Especialmente agradezco a esa persona generosa que me cedió su espacio y su computadora para combinar estas voces y sonidos.
A todos los escritores, que pasen un buen día.
A los amigos, lectores y colaboradores les deseo que estén muy bien y cada uno de sus días sea agradable.
Les envío un abrazo cálido.
Analía Pascaner
 
En este número:
- Editorial
- Bertold Brecht
- Andrés Bohoslavsky
- Luis Taborda
- Blanca Salcedo
- Alicia Perrig
- Gabriel Impaglione
- David Lagmanovich
- Marta Zabaleta
- Rogelio Ramos Signes
- Gustavo Vaca Narvaja
- Miguel Crispín Sotomayor
- Sergio Borao Llop
- Antonio Cruz
- Juan Antonio Borges
- Pere Bessó
- Mónica Maud
- Homero Carvalho Oliva
- Orlando Valdez
- Rubén Vedovaldi
- José Miguel Diez Salazar
- Mary Viccini

Permalink :: 7 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Cambio de horario

Por Rosario Escribe - 9 de Junio, 2008, 22:11, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

El próximo martes 10 de junio
continuará el ciclo  LA POESIA EN LOS BARES,
encuentro organizado por el Centro Cultural Bernardino Rivadavia,
de la Secretaría de Cultura y Educación de la
Municipalidad de Rosario. En esta oportunidad leerán
TERESA CORREA,  ANDREA OCAMPO  y  MARCELO SCALONA.
La cita es en el bar la SUBSEDE, Entre Ríos y San Lorenzo.
Las presentaciones estarán a cargo del poeta Roberto Lobos.
 
CAMBIO DE HORARIO: por la estación las reuniones de los martes
comenzarán a las 20,30 horas. Se ruega puntualidad, gracias.
Hugo Diz.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

EL HINCHA

Por ARMANDO RONDELLI - 9 de Junio, 2008, 13:56, Categoría: 5.PALABRISTAS

Trascurría la siestita soleada de un sábado otoñal. El rubio follaje de los fresnos alineados en el borde de la calzada, imprimían al paisaje una luminosa serenidad. El humo de hojas secas amontonadas y quemadas junto al cordón, se diseminaba por el barrio “La Tablada”, cargando el aire de un inconfundible encanto aromático. También la humareda de chorizos asándose en su propia grasa, contribuía a ese clima festivo y popular. 
Era un sábado típicamente futbolero. Alrededor de la cancha de Central Córdoba, se iba congregando la multitud entusiasta, para ver a su equipo, que prometía una victoria por goleada… La voz metálica y disonante del estadio “Gabino Sosa”, desde algunas cuadras a la redonda, encendía los corazones de la hinchada Charrúa, cuyo equipo jugaría contra Sarmiento de Junín quien peleaba, con poca esperanza, para evitar descender a la “C”.
Entre todos los hinchas, que transitaban por esas calles aledañas rumbo a la cancha, no se distinguía a simple vista, por ninguna característica especial a Héctor Bianco, oriundo de la ciudad de Junín quien residía desde hacía varios años, en la ciudad de Rosario.
Héctor caminaba con paso cansino, casi con el mismo desaliento que el demostrado, en las últimas fechas, por el equipo de sus amores infantiles. Nuestro hombre, curiosamente, había variado por diversos matrimonios, pero la terca fidelidad demostrada por Sarmiento durante su juventud, lindó los márgenes del fanatismo genético más insensato y colérico, que cualquier razonamiento humano podría concebir. Pero a decir verdad, aparentemente los años habían atemperado ese entusiasmo por su Club, hacia una simpatía romántica, como un estigma lejano, casi como un recuerdo de glorias pasadas, como cuando Sarmiento en 1980, ascendió a primera división, permaneciendo en ella sólo por dos temporadas…
Hacía fresco y el solitario Héctor caminaba mansamente bajo el solcito, tratando de localizar alguna bandera verde de Sarmiento ondeando por las calles y de esa manera sentirse menos extraño entre el público local. Pero fue en vano. El predominio de trapos azules adversarios, le resultaba abrumador e intimidante.
Al llegar al estadio, comprobó que había poca gente haciendo cola para adquirir las entradas. Se sintió afortunado. En el muro periférico de ladrillos repintados por la cal, se recortaban como minúsculas oquedades, los ventanucos enrejados de las boleterías. Héctor se acercó a una de ellas y con voz queda, solicitó una entrada “visitante” al expendedor que apareció, a los ojos de nuestro hincha, como una ratita escondida en el interior de su cueva.
-¿Cómo dice?- inquirió el boletero estupefacto. Por lo que Héctor con mayor orgullo y desparpajo, exigió: -¡Quiero una entrada “visitante”!-
- No, mi amigo. No hay disponibles entradas para la visita - retrucó el empleado.
-¿Es que están agotadas?- indagó con extrañeza Héctor, quien llegó a pensar, por un instante, que todos los simpatizantes de Sarmiento ya se hallaban en el interior del estadio, ocupando la tribuna correspondiente.
-¡No señor, no llegó nadie!- respondió el taquillero, inmutable tras las rejas.
“¡Rata inmunda!”. Pensó Héctor, quien se sintió burlado con semejante aclaración.
– Vea, amigo…desde hace un mes La Justicia decretó que no se vendiera entradas para la hinchada visitante- continuó el dependiente -…para evitar la violencia… ¿sabe…?-
-Aaahh…- exclamó con tristeza y resignación el Hincha de Junín, quien obviamente desconocía esa normativa. A la que calificó en su pensamiento, como totalmente absurda. –Bueno…dadas las circunstancias, véndame una entrada local- dijo con poca convicción.
-Tengo prohibido venderle, señor, pero lo haré como una excepción, sólo si me promete no hacer lío –
Lejos estaba en Héctor la intención de “hacer lío”, de comportarse violentamente, sobre todo ante el evidente desequilibrio de fuerzas y soledad con la que se hallaría en el interior del estadio. Pero mucho más allá de esas razones, sus buenos propósitos, el sentimiento de fiesta que le animaba el interior de su espíritu un partido de fútbol, lo excluía categóricamente de cualquier acto de insensatez. –Está bien… Intentaré portarme como corresponde -. Mientras el expendedor le extendía el billete, Héctor le guiñó un ojo de manera jocosa y cómplice.
Una vez que ingresó al estadio, comprobó que en realidad no había demasiado público en las tribunas. Existía, además poco entusiasmo por parte de la hinchada local…Se evidenciaba un clima pacífico y hasta reconfortante… Buscó para sentarse un tablón alto, algo apartado detrás de uno de los arcos, para evitar el bullicio y así poder gozar de la contienda deportiva, una vez que diera comienzo, dentro de breves minutos.
Finalmente ambos equipos entraron a la cancha. Primero lo hizo el local. Una explosión de entusiasmo, expresados por los más fanáticos, impacientó inesperadamente, a nuestro hincha solitario. Pero obviamente se contuvo, sobre todo ante la entrada del conjunto juninense, donde nuestro amigo permaneció, aparentemente impasible. Pero dentro de él, sabiéndose el único simpatizante, una emoción recóndita e inesperada, se asomó con la presencia de una sentida lágrima… Sus gladiadores, definitivamente no se hallaban solos. El estaba a su lado. Acompañándolos inclusive, en esas circunstancias injustas y por lo tanto adversas.
El partido desde que se inició, fue verdaderamente soporífico. Pocas intervenciones tuvieron los arqueros por lo que los goles aparecían como una ilusión lejana. Muchos fules y poco fútbol fueron lo habitual durante esa etapa del juego. El espectáculo deportivo distaba mucho de ser entretenido, al menos hasta la finalización del primer tiempo. Incluso la hinchada local, fue piadosa con los jugadores visitantes, por lo que nuestro amigo, no se sintió incómodo ni agredido.
Durante el intervalo, Héctor bajó de su tribuna y compró una porción de pizza y un vaso de coca cola.
Una vez reiniciado el juego, el partido tampoco brilló por su embeleso. Sin embargo, finalizando el encuentro, ocurrió algo que cambiaría el destino de los acontecimientos: Una falta ingenua dentro del área, por parte del defensor de Sarmiento, que los simpatizantes locales interpretaron como malintencionada, enfervorizó a la hinchada Charrúa, que comenzó con improperios y gestos agraviantes hacia el futbolista juninense, causante de la infracción. Incluso una morocha en sobrepeso, fumando un pucho, se acercó al tejido perimetral y comenzó a insultar al jugador de Sarmiento y, por las dudas, también al Juez… ¡Hijo de puta… Hijo de puta…! Actitud que incomodó, aunque de manera contenida, al único hincha visitante.  Héctor Bianco percibía esos insultos como si fueran para él y lo que era peor para su madre que lo había parido y amamantado en la ciudad de Junín, a escasos doscientos metros del Club Sarmiento. Su integridad, entonces, pareció enardecerse en pos de una justa defensa…pero aquel heroico ímpetu, de consecuencias imprevisibles, fue dominado de golpe, apabullado por el silbato del árbitro, que cobró un penal a favor de los locales.
Héctor pensó que esa sentencia inesperada, sin duda, hubiera podido ser atemperada, con el condicionamiento de la protesta de un público visitante. Pero ahora nada se podía hacer.
El verdugo ya se encontraba frente a la pelota colocada en el punto blanco de los doce pasos. Si el penal era convertido en gol, Sarmiento de Junín descendía a la “C” como un oprobio inadmisible. Faltaban sólo dos minutos para la finalización del partido. Un silencio comparable al de un camposanto rural, de repente, dominó el estadio. La expectativa era generalizada. Héctor Bianco miró al cielo implorando a Nuestro Señor, el milagro. Se persignó de manera desprolija, mientras dentro de su pecho se alborotaban contradictorios, los latidos de su corazón…En un sólo segundo todo concluiría…Era sencillamente cuestión de vida o de muerte…
El disparo, finalmente fue directo al ángulo izquierdo del guardameta, quien como una paloma mensajera de buenos augurios, voló y voló… hasta tocar con sus últimas plumas del ala enguantada, al endemoniado balón, que logró enviar al córner.  Bajo los tres palos, el Semidiós, convertido en arquero, desvió el gol, imponiendo con firmeza deportiva, el derecho divino. Un aullido generalizado de las tribunas, expresó el fracaso por el gol ausente.
 Héctor Bianco gritó, pero a los oídos de los demás, el grito aspirado y mudo del hincha de Junín sonó como un lamento…nadie se percató que su llanto irrefrenable, consentía la emoción escondida, de la eterna felicidad...
                                                                 
ARMANDO RONDELLI

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Poesía en los bares

Por Rosario Escribe - 8 de Junio, 2008, 22:12, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

El próximo martes 10 de junio, 20,30 hs. leo algunos poemas en el ciclo municipal Poesía en los Bares, bar La Sede  (San Lorenzo y E. Ríos, Rosario), junto a  Andrea Ocampo,  los esperamos...
Marcelo Scalona

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Poetas del Tercer Mundo

Por Rosario Escribe - 8 de Junio, 2008, 22:10, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Redacción de tesinas

Por ROSI MENDICINO - 7 de Junio, 2008, 15:01, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

En Buchín Libros Entre Ríos 735 se dictará a partir del 18 de junio un taller de organización y redacción de textos académicos, dirigido a profesionales,docentes y estudiantes universitarios.
Informes e inscripción: tel. (0341) 4510700-156153966
rosimendi@hotmail.com

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Presentación del libro Argentinalgia

Por Rosario Escribe - 4 de Junio, 2008, 14:35, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Querida Gente:
El viernes 13 de junio a partir de las 20 horas estaré presentando mi tercer libro de narrativa Argentinalgia. Cuentos para un país que nos duele. El encuentro tendrá lugar en el Instituto de Artes Contemporáneas de Rosario (ICARO). calle 1º de Mayo 1117. Casa 2. Me acompañarán en la presentación con sus comentarios los Escritores Rodolfo Hachen y Sergio Gioacchini. Leeré algunos textos del libro, dialogaremos y brindaremos todos juntos. Los espero. Saludos afectuosos de Juan Pablo Angelone.


Argentinalgia no nace de un juego de palabras entre Argentina y nostalgia ni alude al dolor por la pérdida de un presupuesto país-paraíso ideal, sepultado en la noche de los tiempos.
El sufijo “algia” , muy utilizado en la terminología médica, implica dolor. Argentinalgia es, ni más ni menos, el dolor de la Argentina o, si se quiere, el dolor de ser argentino.
Juan Pablo Angelone

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Tres errores

Por Saty - 3 de Junio, 2008, 11:13, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

Cuando mi marido me preguntó ¿qué es la tanatopraxia?, no hice mucho caso de su interrogatorio y contesté desganadamente con un “no sé”, sin cuestionarme en ese momento qué mierda quería decir esa palabra. Me extrañó, eso sí, debo reconocer, su repentino interés por el significado de las palabras raras, ya que no es muy afecto a la lectura, pero lo dejé pasar.

Ése, fue mi primer error.

Tiempo más tarde comprobé, que no debemos dejar pasar por alto ni uno solo de los comentarios que nuestro hombre nos haga. Todos y cada uno de ellos, esconden una doble intencionalidad, como por ejemplo, cuando dice como al pasar “cómo creció la nena de enfrente”, en realidad debemos entender que lo que quiere decir es “me voy a voltear a esa guacha”.

No hay peor cosa que no querer ver lo que sucede a nuestro alrededor y en eso somos expertas las mujeres. Cuando algo no nos gusta, hacemos como que no existe.

Una mañana me desperté sobresaltada, no había podido dormir bien, había estado toda la noche dando vueltas en la cama. Cuando iba para el baño, me pareció escuchar voces que venían de la planta baja. Más que voces era un murmullo, pero mi urgencia de orinar pudo más y no presté atención.

Ése, fue mi segundo error.

Al bajar a desayunar, encontré a mi maridito cómodamente sentado en la cocina, en medio de papeles desparramados y tazas con restos de café, charlando con su secretaria y en lugar de increparlo y decirle que la casa no era la oficina, saludé cortésmente  y me puse a levantar los platos sucios. Ellos siguieron charlando como si yo no existiera y la que hubiera entrado fuera la empleada doméstica. Pude escuchar que él le decía algo acerca de unos “químicos germicidas solubles” y me pregunté de qué estarían hablando, si él era abogado. Posiblemente algún litigio en el campo, pensé.

Ése, fue mi tercer error.

No puedo negar que tuve muchos indicios de lo que estaba pasando, aunque no me di cuenta de nada hasta el final.

Él se mostraba demasiado atento a mi manera de vestir, cosa que jamás había hecho. Me preguntaba permanentemente sobre cuál era mi talle y qué tipo de maquillaje usaba. Por supuesto, pensé que quería hacerme un regalo y de ahí la indagatoria.

Lo que más extraño resultaba, es que empezó a cocinar. Preparaba el almuerzo y la cena con especial dedicación. Eso sí, el pobre, no era muy buen cocinero ya que la comida tenía siempre un gusto raro y para colmo cada vez me caía peor. No podía tolerarla, pero no le dije nada por temor a herir su susceptibilidad.

Cada día me sentía más débil, por eso, no me sorprendió que él decidiera mudar su oficina a casa, con secretaria incluida. El amoroso lo hacía para poder cuidarme. Preparaba el sofá con una colcha polar para que yo mirara tele, mientras él se pasaba horas encerrado trabajando con Sofía. Y cuando terminaban, me preparaba un té calentito que más bien parecía pis de gato, pero seguí agradeciéndole, no fuera a ser que se ofendiera y no me sirviera más.

Yo ya no tenía fuerzas ni para levantarme. Me pasaba todo el día tirada en el sofá.

Una mañana, mientras leía el diario y aclaro, que más que leer, miraba, porque ni ánimo tenía, vi algo que llamó mi atención. En negrita, el aviso decía “Tanatopraxia en Rosario”. Intrigada, me levanté como pude y casi arrastrándome llegué a la computadora. Hice clic en el google, tipeé la bendita palabra y esperé. La respuesta fue inmediata y mi sorpresa más aun.

Tanatopraxia existía, no era un invento de mi marido. Tanatopraxia:“Técnica para demorar la descomposición final de un cuerpo”.

Y ahí se cayó la pantalla y tuve un momento de lucidez que me permite hoy estar escribiendo. El hijo de puta me estaba matando y lo que es peor, pensaba “embalsamarme”.

 

 

 

Permalink :: 26 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Poetas del Tercer Mundo

Por Rosario Escribe - 2 de Junio, 2008, 20:15, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.