Poesía-Narrativa-Ensayo-Agenda Cultural-Concursos Literarios-Talleres de la Ciudad-Entrevistas. Contáctanos a rosarioescribe@yahoo.com.ar

Proyecto Literario

Para publicar

Manual de Publicación

Radio Blog Club

Sindicación

Dejanos tu comentario


Contador de visitas

Eterno Homenaje

    HTML

Estadísticas

Alojado en
ZoomBlog

Encuesta

¿Cuál es el género literario que más te gusta escribir?
Narrativa
Poesía
Ensayo
Dramático o Teatro
Ver Resultados

Enero del 2008

TOPOS

Por MIRTA PUJOL - 31 de Enero, 2008, 15:18, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

En Potosí, Bolivia, hombres menudos buscan
sin descanso el oro en el infierno

Diez; treinta; cuarenta y ocho antorchas en manos de niños, marchan hacia el pueblo. Universo invertido. Estrellas en la tierra. Constelación del valle, observada por la noche trepada en la montaña. El monstruo rugió… Cuando lo hace anuncia fortuna o duelo. La fortuna se festeja con saludos a la Pacha Mama. La muerte se venera con fuego, alimentando el alma. Se proyectan las sombras temblorosas, Detrás de las siluetas flameantes se encuentran las historias…
…Topos. Orugas. Reptando. Horadando las fauces  del felino de piedra con el pico y la maza.
Cuatrocientas hojas de coca sin su tallo, les queman las encías, pero los moviliza. Panacea amarga del hambre y el cansancio. Quinientas, seiscientas, más… son las chicadas: con paciencia oriental, con sumisión de esclavos, con avidez plateada.
Cambia el sabor del bolo. El turno ha concluido. No hay relojes, no hay sol, no hay lluvia en la garganta oscura de la pantera negra que reposa. Duerme a veces. Y el sinuoso andar del topo en su garganta seca produce estornudo, tos, estruendo… Nunca bostezo tenue, que haga flotar el polvo en el aliento. La suavidad no existe en su universo. Los olores son ásperos, rasguñan. Los humores acuosos que recorren su lengua son pantanos podridos, azufrados.
Topos y orugas se hunden en sus huellas. Asoman la cabeza que emite luces cual luciérnagas. Observan la garganta por segundos. Una veta!!! Allí atacan con maza y pico. Su vínculo es así. Hecho de mutuas agresiones. Ella es un gato enorme echado en la desierta llanura de piedra. Su boca abierta invita a recorrerla. Parece inofensiva, estática, casi ausente. Por dentro su oscura masa cobra vida en los rumores sordos de sus vías. Carros cargados y empujados por hombres  - semi hombres-. Pico y pala blandidos por topos -semi hombres-. Creen vencerla a fuerza de golpes y explosiones. Ella soporta sin dolor evidente. Su garganta es el tope. No pueden avanzar. Y no se oye un quejido. Ni pantera ni topos emiten un rezongo.
Semi hombres: viven menos, comen menos, pesan menos. Combatientes en lo oscuro y lo profundo. Ellos libran su diaria batalla respondiendo el desafío. Buscan ávidos el brillo de plata que les cambiará la vida. Pico, pala, dinamita y balde de cuero son sus armas.
Ella espera. Los deja. Les permite. Sabe que nunca llegarán a sus entrañas. Los mantiene en su boca profunda. Juega imponiendo reglas. Deberán ser menudos para reptar. No podrán amar el sol. Gustarán del alcohol que obnubila. Les permitirá festejar el hallazgo de una veta. Respetará la experiencia, pero cuando comienzan a conocerla demasiado, cuando pueden descubrir el camino al útero magnífico que alberga mil tesoros, antes de los cincuenta años, los expulsa reducidos a salitre, azufre o huesos, y el destierro sucede casi naturalmente., como vivieron. Sin protestas ni asombro. Fatídicamente, aceptarán la ley de la montaña…
La noche se enciende. Abunda el licor. Clavan las antorchas en el suelo blando. Cuidarán su llama. No debe apagarse. Vestidos de gala,  flamean sus sombras. Diez; treinta; cuarenta y ocho luces: cuarenta y ocho años titilando al viento. Estrellas en la tierra. Universo invertido. 
El hijo mayor, al amanecer, solemne y lentamente se colocará el casco de su padre. Saludará el cuerpo inerte. Apagará las llamas.  Caminará en silencio. Se persignará en la entrada de la mina, y con el primer paso adentrándose en las fauces,  iniciará su cuenta regresiva.
                                                                                                                                 MIRTA  PUJOL

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

No te conozco

Por Miguel Acevedo Miño - 22 de Enero, 2008, 18:49, Categoría: General

No te conozco

Todo se produce

no se como, pero se que estas

si... junto a mi, ahí donde no lo ves

pasa... pasa... y viene

no se como, pero ya esta acá

junto a mi

me acompaña

me ayuda

me consuela

y... se va

termina

estoy solo nuevamente...

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

El fin absoluto del mundo

Por Carlos Bagnato - 17 de Enero, 2008, 9:25, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

Era una sensación extraña y cómoda. Aparecía en el entresueño justo antes del amanecer, cuando la abrazaba desde atrás, dándose vuelta en la cama. Ella le daba –siempre– la espalda, y él le pasaba el brazo por encima de la cintura. Era como estuviera mirando y abrazando un paisaje arbolado, donde las copas de los árboles perfilaran a contraluz la forma de la mujer.
Otras veces, en cambio, tenía la visión de las palabras que pensaba, encerradas y subrayadas por los anteojos. Como si los llevara puestos en ese momento. Como si los lentes fueran un renglón.
Después de eso, el sol en la cara. Las persianas metálicas de la pieza que usaba de dormitorio estaban abiertas en verano. A la noche el fresco ayuda a dormir, pero a la mañana, el sol en la cara despierta.
Si no podía cerrar la persiana, se despertaba, lavándose la cara con el agua fría en la canilla del patio, llevando una toalla en los hombros.
Así empezaba el día.
–Mañana nos vemos– dijo ella antes de dar media vuelta para salir del zaguán.
Mañana fue un día frío, insólito para diciembre. No hubo noticias de ella.
Era como abrazar el bosque, o el perfil de las islas.

El fin absoluto del mundo.

Carlos Bagnato

Permalink :: 33 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Todos salimos miopes

Por María Paula Cerdán - 15 de Enero, 2008, 19:33, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

Parecería que todo pierde tiempo. Llamando a su mamá se nos va enajenando. Pellizcándose la piel que se tarda en conformar y entre tomates las grillas del diario hace semanas que enrollan huevos sin llenarse. Tengo la sensación de que lo importante es lo que pasamos por alto en su momento, cuántas veces no le dije suficiente. La conciencia de que podríamos haber estado más cerca antes de que se duerma en sábanas infantiles y no puedo evitar dejarlo por escrito. Creo que es nostalgia de la vida de otros aventajados a mi errar y mi presencia, a toda la vida de mi padre más la mía. Y no sé del abuelo cuando todos se van. Con el gen de nuestra dificultad dentro y la indigencia que me provoca la fragilidad, basta imaginármelo llorar para querer retroceder su tiempo a costa de mi historia y todo lo que me determina. Lo figuro caminado por la casa, con su andar de viejo, temiendo a la oscuridad tanto cómo a las verdades intensas y a las cosas que ha olvidado. Quizás todavía la mire como antes de nosotros y de la cámara digital. Esperando los almuerzos de los sábados para intentar olvidarla. Y más que nunca, el resto de sus vidas sobre la almohada supeditado a la arbitrariedad. Sin planes, ni veoveo, ni múltiples posibilidades. Rozarla. Agotando el sentido del silencio, trascendiendo la desnudez más íntima, enfrentados a la última posibilidad que otorga el vértigo de ir componiendo familias. Viéndola llegar sola de donde todo ha sido compartido, absoluta expectativa, aunque no vuelva.

María Paula Cerdán

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Red de escritores

Por Gustavo Marcelo GALLIANO - 15 de Enero, 2008, 19:29, Categoría: General

Estimad@s Amig@s:
Les invito a visitar mi página web
http://www.redescritoresespa.com/G/GallianoGustavo.htm
Reciban mis más cordiales y afectuosos saludos.
 
Gustavo Marcelo GALLIANO
Escritor / Poeta / Docente e Investigador UNR

Permalink :: 19 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Escritora en construcción

Por Re-comendattore - 13 de Enero, 2008, 14:30, Categoría: General
Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Oculto

Por Miguel Acevedo Miño - 10 de Enero, 2008, 18:46, Categoría: General

OCULTO

Sin nada que pedir

todo por entregar

simples cosas

vida para soñar

Ceñidos rostros

hermosos pensamientos

vidas de esperanzas y sufrimientos

futuro incierto...

Hijos que parecen no serlos

sentimientos ocultos, pero siempre por salir

risas cómplices al partir

Me deleito con tu ir

cuanto más lejos te vas

se que mas cerca estas

No se como, no llorar...

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Dos rosas y una planta de kiwi

Por VERÓNICA LAURINO - 7 de Enero, 2008, 18:26, Categoría: MARCE NOMALUMBRE - Taller

De qué aventura me hablás? traje esta planta de kiwi en el avión, esa fue mi aventura, dijo defendiéndose, mi madre. Es parecida a una parra, es preciosa.Tuviste que ir hasta el Ferrol para eso, le recriminó mi padre. Abandonaste a tu esposo, por una maldita planta?.
Era un viaje familiar, del que mi padre no quiso formar parte, creo que por miedo a los aviones, o miedo a la familia. Mi madre, en cambio averiguó, sacó el pasaporte, pagó su pasaje y contra  todo pronóstico, pues no era una mujer acostumbrada a tomar decisiones, viajó al Ferrol. Yo, la acompañé al aeropuerto de Ezeiza, mi padre no quiso y ella me encargó que lo cuidara.
El señor se olvidó de mí, repetía todas mañanas la tía Dolores, hasta para morrer hay que tener suerte, mezclando gallego con castellano se quejaba, la tía Dolores, recién cumplidos sus noventa años.
Desayunábamos los kiwis, recién arrancados de la planta, contaba mi madre y aspiraba fuerte y parecía que los olía, el aroma del fruto fresco; no era necesaria la brutalidad del cuchillo, con los dedos se desprendía la piel velluda del fruto. Rosita, no me cuentes más, no quiero saber más nada de ese viaje, ya fuiste y ya volviste y ya conociste a tu tía Dolores y a tu prima Rosa, basta de viaje y alcanzáme la pala.
Cuidar a mi padre, había sido la peor de las tareas, estaba todo el día dándome la lata: que mi madre lo había dejado sólo, que ella no tenía ninguna necesidad de conocer a esa tía, que apenas se habían escrito unas pocas cartas en tantísimos años con esa supuesta familia, que su familia éramos nosotros, que porqué no venía Dolores y su descendencia a la Argentina. No era posible hablar de otro tema, no existía el clima, ni la política, ni la suba de precios,  nada lo distraía de mi madre, una obsesión. Nunca me había imaginado que mi padre la extrañaría tanto, siempre que los veía peleando pensaba que ya no se amaban.
Dos hermanas en dos continentes coincidieron en tener dos hijas con el mismo nombre en el mismo año. Esta historia, a mi madre, se la había escuchado miles de veces. Dolores vivía con su hija, Rosa y el marido de ésta, Pepe, y el hijo de ambos, Paco, un hijo soltero, grande y soltero. Las dos Rosas, las dos primas, Rosa de Rosario y Rosa de Ferrol se hablaban por teléfono una vez al año en vísperas de navidad, se emocionaban, se saludaban y se prometían año tras año que se visitarían. La madre de mi madre, mi abuela Lidia, había muerto sin regresar a Galicia, no se había vuelto a encontrar con su hermana y eso apenaba mucho a mi madre, no quería repetir la historia.
Todo limpito, mi padre mantenía la casa impecable, en eso también me equivocaba, yo creía que él no se arreglaría con las cosas de la casa pero me sorprendió. Con su vida no se arreglaba, los nervios bajaban su peso y los celos no lo dejaban dormir.
Ellas se quedaban despiertas hasta tarde, contándose sus cosas: los partos, las novedades familiares, los casamientos, los achaques, los padres, los precios, todo mezcladito con un licorcillo que escondía Rosa en un cajón, entre las toallas.
Un paisaje antiguo y la vegetación espinosa, todavía podía verse en los espacios libres, en los baldíos. De  la casa familiar, la original, no quedaban ni rastros: destrucción, guerra, abandono, dieron paso al negocio inmobiliario de los edificios familiares.
Y..., mirá si no vuelve, si la está pasando tan bien ... repetía incansable mi padre, Toma mandó una postal, me llama amor.
"Querido amor: estoy muy bien, muy contenta, la tía se emocionó mucho al verme, dice que me parezco mucho a mi madre, con Rosa salimos bastante a pasear, Dolores casi siempre está adentro, vamos a recorrer el mercado todos los días; descubrimos que nuestras vidas se parecen mucho más de lo que me imaginaba: dos jardines, dos jubilaciones, hijos únicos y las colecciones de lo que vos llamás "mis porquerías", toda la casa llena de adornitos, macetitas, cuadros, lámparas, canastos, cortinas, figuras talladas en madera, almohadones varios, elefantes con irreprochables músculos de cerámica, estampitas, sillas, sillitas y sillones,  me siento como en mi propia casa Y vos, cómo estás? Me extrañás?, te arreglás con la casa? te mando un beso y un abrazo muy grande, besitos a nuestra hija. Tu Rosi"
En la postal podía verse un cuadriculado de imágenes y la frase "Recuerdo de Galicia" en amarillo furioso, el primer cuadradito tenía una foto del mar, al lado una fiesta popular, una plaza con su mercado y sus canastos lleno de verduras, las montañas y en el último cuadrito un lujoso complejo hotelero que arruinaba toda la cuadrícula.
Quedó divina ahí, sentenció mi madre con evidente orgullo. La plantita de kiwi ocupó un lugar privilegiado del jardín, mi padre le improvisó una especie de pérgola y de allí esperábamos esperanzados, alguna vez, comer los deliciosos frutos.

VERÓNICA LAURINO

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Las Grutas

Por STELLA MARIS TABORO - 4 de Enero, 2008, 20:05, Categoría: 5.PALABRISTAS

Asombros,
      en el umbral maravilloso, como sueño infinito,
                  aquel  azul encendido del mar
                              encrespando sus olas,
              en el tranquilo celeste del cielo.

Sin  pausas la marea,
      avanza  en  suave látigo,
en la  amplia costa de arena,
corcel domado bajo las aguas .

Chapotea mi mirada
      buscando descubrir
        el desplomarse del mar
        en los orgullosos acantilados.

Mar  de seda ,
deslizas tu música única,
        en las espumadas olas
donde se adivinan las huellas
            de  Poseidón escapando
de su antigua  morada.

Nadie estaba escuchando
  el refugio  no querido
      de las caracolas
atrapadas en las restingas.

Y en  el flujo  incesante ,
    como pulso exacto
        de la blanca luna quebrada en el mar,
    navegué en la cósmico soledad
donde quise encontrarte
entre las sombras  de los pájaros
suspendidos  en la lejanía .

STELLA MARIS TABORO  www.arteletras.com.ar

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

El lugar perdido de Norma Huidobro

Por Rosario Escribe - 3 de Enero, 2008, 21:54, Categoría: 4. AGENDA CULTURAL

Librería Ross, Clarín y editorial Alfaguara invitan a la presentación de El lugar perdido de Norma Huidobro, ganadora del Premio Clarín de Novela 2007, cuyo jurado estuvo compuesto por los escritores Jose Saramago, Rosa Montero y Alberto Manguel.
Viernes 4 de enero, 19.30 horas en Ross Centro Cultural (Córdoba 1345 - Altos de librería Ross). Entrada libre y gratuita.

Sobre “El lugar perdido”: Villa del Carmen, Jujuy, 1977. Son muchos los que se han ido del pueblo a probar suerte en la ciudad. Quedan, sobre todo, mujeres: entre ellas Marita. Hasta allí llega un hombre buscando información sobre Matilde Trigo, la novia de un supuesto subversivo; quiere unas cartas que ella le envió a su amiga. Pero Marita se las niega; protege a  Matilde y defiende su dignidad. ¿Hasta dónde llegará el hombre en su búsqueda? ¿Hasta dónde podrá Marita proteger su intimidad? ¿Qué recuerdos y escenas sepultadas, qué lugares perdidos, buscan salir a la luz en la conciencia de los protagonistas? Un coro de voces hila con finura las distintas historias que la novela despliega y revela el drama íntimo de los personajes sobre el telón de fondo del gran drama de la persecución politíca.
NORMA HUIDOBRO nació en Lanús (provincia de Buenos  Aires) en 1949. Es profesora de Letras, graduada en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Fue docente de Literatura en colegios secundarios para adultos y coordinó talleres literarios. Actualmente se desempeña como correctora y redactora en una editorial de libros infantiles. Es autora de numerosas obras de literatura infantil y juvenil, entre ellas, sus novelas policiales El Sospechoso viste de Negro, ¿Quién conoce a Greta Garbo?, Octubre, un crimen y Los cuentos del Abuelo Florían (o 4 fábulas al revés), han recibido premios y distinciones.
Organiza: Alfaguara, Clarín y librería Ross
Auspicia: Hoteles Solans
Ross Centro Cultural
 

Permalink :: 10 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Lectura Talleres - Casa de la Poesía 2

Por Rosario Escribe - 3 de Enero, 2008, 21:47, Categoría: 1. CASA DE LA POESÍA

Permalink :: 13 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Lectura Talleres - Casa de la Poesía

Por Rosario Escribe - 3 de Enero, 2008, 15:32, Categoría: 1. CASA DE LA POESÍA

Permalink :: 42 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.