Poesía-Narrativa-Ensayo-Agenda Cultural-Concursos Literarios-Talleres de la Ciudad-Entrevistas. Contáctanos a rosarioescribe@yahoo.com.ar

Proyecto Literario

Para publicar

Manual de Publicación

Radio Blog Club

Sindicación

Dejanos tu comentario


Contador de visitas

Eterno Homenaje

    HTML

Estadísticas

Alojado en
ZoomBlog

Encuesta

¿Cuál es el género literario que más te gusta escribir?
Narrativa
Poesía
Ensayo
Dramático o Teatro
Ver Resultados

EDUARDO CASAR GONZÁLEZ – ENTREVISTA

Por Rosario Escribe - 10 de Octubre, 2007, 14:02, Categoría: XV Festival Internacional de Poesía

En el marco del XV Festival Internacional de Poesía dialogamos con el escritor, ensayista y poeta mexicano Eduardo Casar González. El poeta señaló que "en el momento de la escritura hay una cierta elevación de la subjetividad y uno se conecta de una manera relajada con su imaginación, con su memoria y con su sensación presente".

¿Qué expectativas tiene con respecto al Festival que se está llevando a
cabo en la ciudad de Rosario, y en el cuál participa?
Las expectativas primero son más que nada personales y afectivas, es decir, a mi me gusta mucho venir y conocer otros lugares y sobre todo conocer otros poetas y otros públicos.  Desde el punto de vista académico pienso que son encuentros muy importantes porque nos muestran que conocemos muy poco de otras literaturas, y nos obligan a que cada uno de los que participamos en el encuentro a que cuando lleguemos a nuestros países nos sintamos en la necesidad de difundir lo que pasó aquí y buscar a otros autores de los que aquí vimos una punta de su trabajo y al resto de los autores de su país.
El encuentro tiene una índole muy interesante, a mi me gusta el escalonamiento de lo local, lo provincial, lo nacional y lo internacional, es como si fuera una pirámide en la que se puede ver la interrelación de las distintas literaturas, y se puede dar cuenta de una cosa: cuando lee uno un joven poeta de Rosario, puede haber algunos poemas que le parezcan mejores y que lo sean, que los que pueda traer un prestigioso poeta internacional, esa es una de las grandes habilidades de la poesía, la de mostrar que vale por el poema en si mismo al margen de la fama que tenga su autor o de la edad que tenga su autor.  Mostrar esa interrelación, esa viveza de la poesía a mi me gusta mucho que eso suceda, pero insisto, primero que nada es una maravilla conocer Rosario una ciudad que yo no me imaginaba, no sabía que estuviera tan nutrida
por el río, con tanta personalidad.
¿Y con los rosarinos?
Me he relacionado con los organizadores del encuentro que concibo que son como rosarinos profesionales porque no estaría haciendo esto durante tanto tiempo si no le tuvieran un gran amor a su ciudad y al festival.

¿Qué cree que le aporta los eventos de esta naturaleza como festivales de
poesía o encuentros de narrativa a la literatura?

El enriquecimiento es en la obra de cada uno, en tanto que uno vive nuevas experiencias y oye nuevos formatos en la poesía.  Pero el proceso de repercusión de lo literario es un proceso lento que se da a través de muchas mediaciones, una de ellas es por ejemplo las entrevistas y eso es una gota
que va ayudando, es un proceso como de ósmosis un poco lento como de goteo, de capilaridad. Muchos de nosotros, los que asistimos, somos profesores de literatura al mismo tiempo que escritores.  Hay dos vías para que se repercuta en la literatura, una es a través de los medios y otra a través de clases y de las exigencias de clases que uno se va plantear ahora que voy a conocer un poeta de Camerún, la poesía de Humberto Ak`abal que es una poesía extraordinaria.

¿Cuál es su opinión sobre los talleres literarios?
Soy un gran defensor de los talleres literarios, creo que los talleres literarios enseñan.  Mucha gente usa la romántica frase de que a escribir no se enseña, que el talento literario se trae o no se trae, yo no creo en eso.  Pienso que a escribir se enseña tanto como se enseña a bailar tango, nadie nace sabiendo bailar tango, puede tener habilidades rítmicas, habilidades físicas que le faciliten la bailada del tango o la escritura de la literatura pero la tiene que desarrollar, es una práctica que se va desarrollando con el tiempo y con el propio ejercicio práctico. Uno puede escribir muy talentosamente pero estropear eso si no ejerce una práctica y una interacción con otros que también estén en lo mismo y los talleres lo que hacen es inventar grandes espacios de coexistencia para practicar experiencias. A uno le da mucha satisfacción saber que hay otros que escriben también. Lo que va uno también aprendiendo es que nadie puede escribir lo que uno escribe, un taller sirve de este modo para afianzar la individualidad. Un taller puede ser nocivo si su coordinador tratara de imponer un solo tema o un solo formato de escritura, pero si lo que quiere hacer es fomentar el encuentro de cada uno de los participantes consigo mismo entonces el taller es un espacio de libertad, de interacción privilegiado realmente.

¿En México como funciona esto de los talleres literarios?
En la ciudad de México hay muchos talleres asociados a la casa de la cultura de las delegaciones, a los centros de difusión de la universidad y a instituciones como el Instituto Nacional de Bellas Artes o el Consejo de  la Cultura que es como una especie de Secretaría de Cultura.  También hay talleres en las escuelas de escritores de la Sociedad General de Escritores de México que es donde yo participo.  Se hacen de dos modalidades, como talleres sueltos, es decir, como taller de narrativa, de poesía, de dramaturgia, que ocurren los sábados una vez por semana, o como parte de un diplomado que ocurre durante cuatro semestres de asistencia de 17hs a 21hs de lunes a jueves como si fuera una pequeña carrera y salen con un diploma que no les legitima nada pero que simplemente hace constar que estudiaron esas materias. 
Hay una gran diversidad de talleres, pienso que un ejercicio sano sería fomentar encuentro entre talleres porque eso contribuye a afianzar la individualidad de la interacción, igual sería el caso del Festival de Poesía. A los poetas les conviene asistir a talleres de narrativa, aunque al principio sientan que el instrumento que tocan el poético, una forma de ampliar su capacidad literaria es frecuentar otros géneros literarios y ver como trabajan puede ser algo muy sugerente.

¿Cómo es su proceso de escritura? ¿Cómo funciona en usted la
inspiración?
Para mi es el momento de la escritura hay una cierta elevación de la subjetividad y uno se conecta de una manera relajada con su imaginación, con su memoria y con su sensación presente y entonces atendiendo a la propia dinámica del lenguaje uno encuentra hallazgos en ese proceso, ese es el
momento de inspiración que yo siempre lo hago coincidir con el momento de creatividad.  Si uno ha leído mucho y ha practicado la escritura va a estar más preparado para que ese momento de creatividad tenga resultados más fecundos.  Yo creo en la inspiración como ese proceso de elevación de la subjetividad que sucede cuando nos conectamos con el lenguaje.  El lenguaje es un instrumento de autoconocimiento, de recuperación de la memoria y de proyección de la imaginación, nos conecta de otra manera con el mundo, por eso muchos escritores cuando la gente los conoce en la vida común y corriente muchas veces son aburridos o tontos a pesar de que tengan unas cosas muy buenas. Hay escritores que utilizan de una manera creativa también su lenguaje oral pero no son todos.

¿Cómo ve el vínculo tecnología y literatura?
Yo se que hay un mundo literario en el  todo un topo surano de la virtualidad y funciona muy bien porque tu puedes estar conectado con un grupo de narradores de México,   mandar tus cuentos y estar interactuando con ellos de una manera automática por así decirlo.  Lo que pienso es que los espacios de la red una cierta campaña permanente de difusión en otros espacios, en los espacios tradicionales, porque muchos no saben que pueden treparse a la red y quedarse allá, no se sabe mucho que es lo que se puede encontrar.  Se encuentran grandes riquezas pero no es tan claro para muchos y sobre todo tomando en cuenta que muchas veces son de otra generación.  Los profesores de literatura tendrían que conocer como está lo de la red y como nacieron en la época de la televisión de bulbo muchas veces no lo conocen o no le dan la misma importancia, abría que capacitar a los que están en contacto con los medios de distribución actuales, por ejemplo, a través de periódicos hacer reseñas no solo de libros sino también de páginas.


Permalink :: 19 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.